top of page

ESPACIO PUBLICITARIO

Puede ser utilizado por su empresa.

Text Body

pazyfloracabeza600x300_edited.jpg

PAZ & FLORA

Rubén Darío López
LA PATRIA | PENSILVANIA

Paz & Flora es una marca que identifica diferentes productos de artesanos y obreros de Pensilvania, y agro productores de Victoria y del corregimiento de San Diego (Samaná), donde se cultiva cacao.

Abarca todo tipo de artesanías, confecciones, café, cacao, panela, música y libros. En su sede, ubicada en una esquina de la Plaza de Bolívar de Pensilvania, también hay una cafetería que ofrece sus propios productos.

Esta empresa fue creada hace un año por iniciativa de un grupo de compañías de la familia Escobar, como regalo en los 150 años de Pensilvania, con el objetivo de estimular a los artesanos y productores para que comercialicen lo que hacen. La Alcaldía entregó en comodato el local en la parte baja de la Casa de la Cultura, para exhibir y vender los productos, sin costo para los artesanos y productores, quienes se comprometen a dar un pequeño porcentaje sobre la venta como aporte para el sostenimiento del lugar.


Paz & Flora

La marca se inspiró en Pasiflora Parritae, nombre de la planta de la familia de la granadilla y de la curuba, que se encontró hace 20 años en la parte alta del municipio. Para el postconflicto el nombre Paz y Flora resulta apropiado teniendo en cuenta la violencia que sufrió el oriente de Caldas con los grupos armados.

Los artesanos y productores son apoyados y orientados por la Fundación Acesco. Ellos reciben capacitación en los distintos procesos de producción, y acompañamiento personalizado, desde el inicio del desarrollo, control de calidad, diseño de etiqueta, presentación del producto, venta, mercadeo y promoción en redes sociales. Según sus directivos las expectativas son excelentes y están trabajando para expandir la marca. Inicialmente cuentan vitrinas distribuidas en locales comerciales del municipio y con un punto de venta en Macadamia Gourmet, cerca al Parque El Lago de Pereira.

En cuanto al cacao Paz & Flora participó con su proyecto en Belén de Umbría (Risaralda), para buscar más opciones y estrategias para su producción y mercadeo.

pazyflora 600x300.png
hotel colina plaza cabeza600x200x400x150x154x200x157.png

COLINA PLAZA – HOTEL

Nuestro confortable y acogedor hotel, engalana el marco de la plaza principal de Pensilvania (Caldas), y desde sus terrazas o nuestro bar privado -ubicado en el 4o. piso-, podrás disfrutar en familia, con amigos o en pareja, de las maravillosas tardes paisas y la mejor vista de la región.


El hotel cuenta con:


Suite de 30 mts2, balcón privado y vista a la plaza.

Habitaciones ejecutiva de 20 mts2

Habitaciones tipo A de 15 mts2, cama doble

Habitaciones Tipo B de 15 mts2 con 2 camas sencillas

Habitaciones tipo c de 12 mts2


Las habitaciones tienen baño privado con agua caliente, espejos y amenities, Espejo vertical, Clóset con cajilla de seguridad, televisor con señal internacional (70 canales) y excepto la C, cuentan con escritorio.


Salones para eventos:


Hacemos realidad la reunión de tus sueños.

Eventos empresariales.

Recepciones matrimoniales.

Reuniones temáticas.

Quince años.

Homenajes.

Despedidas o encuentros.


Bar terraza:

En el cuarto piso y con una majestuosa vista a la plaza principal, contamos con el bar privado exclusivo para clientes, donde al calor de una copa de aguardiente, una cerveza helada o el licor de su preferencia, usted puede contemplar el hermoso paisaje de los alrededores de Pensilvania y observar los diferentes desfiles, cabalgatas y otros eventos especiales que se realizan en la plaza principal.


Veladas perfectas:

¿Cómo te gustaría que decoremos tu suite?

Lo mejor para reinventar el amor es un fin de semana juntos, para esto ambientamos la suite de tu preferencia para que sorprendas a tu pareja con ternura, detalles, pasión y romanticismo puro.


Precios de temporada baja:


Suite Tipo A                         $      130.000

Suite Tipo B                         $      100.000

Habitación Ejecutiva       $        70.000

Habitación Tipo A             $        36.000

Habitación Tipo B             $        42.000

Habitación Tipo C             $        30.000


Hotel Colina Plaza

Escríbenos, te responderemos pronto:
Carrera 6 Nº 4 – 28
Teléfono: 6 – 855 5574 – 320 615 7642
reservas@colinaplaza.com.

hotel colina plaza pie600x200x500x200.png
panela finca el prado cabeza 500x500.jpg
eusebio zuluaga189x191.jpg

Don Eusebio Zuluaga Valencia produce panela desde que tenía 10 años en la vereda Santa Rita (Pensilvania), además es representante en el Comité Municipal de Paneleros del municipio. 


Sobre su trabajo como productor durante la cuarentena dice: “Aunque parezca increíble por estos días nadie regatea la calidad de la panela y la están pagando a un buen precio. De manera que la pandemia que a tantos perjudica, me ha favorecido”. 


Afirma que por estos días de encierro preventivo obligatorio se ha sentido un poco envolatado, pero sigue laborando y está contento porque: “Aunque ese virus perjudica a mucha gente, el buen precio de la arroba de panela a 35 mil pesos me ha favorecido y por eso he trabajado duro, porque ahora sí por fin estamos recibiendo un jornal digno por este trabajo que es tan duro”. Por eso afirma que el precio debería estabilizarse en 60 mil pesos o 70 mil pesos la paca de dos arrobas y que no vuelva a caer cuando pase esta situación.


Don Eusebio tiene un permiso especial de la Alcaldía para movilizar su panela en un viaje de media hora en carro desde la finca hasta el pueblo, porque se trata de un producto de primera necesidad.


“Nosotros los campesinos que producimos la comida somos tan vitales como el preciado líquido del agua, porque surtimos los pueblos y ciudades para que la gente se alimente bien”, agrega.

Una parte de lo que produce semanalmente lo vende y entrega a domicilio, otra la comercializa en un puesto que tiene en el parque del pueblo y el resto se la compra un supermercado para la venta al público.


“Con esta pandemia estamos entrando en un cambio y en una transformación grande. Esto no va a quedar lo mismo. Para superar esto nos tenemos que ayudar entre todos. No busquemos en otros la culpa de nuestro problema. Si nos colaboramos y somos solidarios saldremos adelante de esta pandemia tan horrible”, indica dijo don Eusebio.


Fuente: Rubén Darío López | LA PATRIA

panela finca el prado 3.jpg

El dulce sabor de los profesionales del campo. De Pensilvania, Caldas para el mundo.

-Todo listo. Nos vemos mañana a las 9 am en la plaza; en el Jeep amarillo- Dijo Heriberto Zuluaga. Y así fue. A las 9 en punto nos estábamos peleando los puestos, no para ir sentados en el willys, sino para ir colgados en el willys. Porque como dicen: “en un carro de estos caben cuantos dedos gordos del pie se puedan apoyar”.

Salimos por la vía Pensilvania – San Daniel camino a la finca El Prado de Eusebio Zuluaga.

panela finca el prado 2-900x503.jpg

El paisaje montañoso y lleno de una espesa bruma a su alrededor hacía mágico este recorrido.
-¿Y la música?- le pregunté con un grito alegre desde atrás al conductor.  De inmediato empezó a sonar música urbana, de esa que invita a tomar aguardiente; pero esta vez íbamos por algo más dulce: La panela.
Llegamos a la finca y nos encontramos de frente con una casa típica construida en madera pintada de blanco y con ventanales rojos. La ropa colorida extendida sobre la chambrana o baranda nos indicaba que allí había un hogar, una familia.
Caminamos hacia el lugar de la molienda, guiándonos por el aroma dulce y el vapor que veíamos salir desde allí.
Ya se nos habían adelantado. Empezaron la molienda desde las 4 am así que el recibimiento fue con el “Melojo”. Don Eusebio sumergió su mano en una ponchera con agua fría, de inmediato la ingresó a una de las calderas donde hervía el zumo de la caña de azúcar, rápidamente la volvió a sumergir en agua fría y así nos fue entregando uno a uno el más delicioso melojo. Una melcocha de panela que estiraba al morderla y de un sabor tan natural como don Eusebio. El hecho de que él se exponga a quemarse las manos, solo por darnos a probar esta delicia ya habla del gran corazón de este campesino que hace lo que ama de principio a fin.
Don Eusebio se encarga de todo el proceso para elaborar la panela en su finca. Siembra los cogollos de la caña de azúcar, las cultiva, las selecciona y las corta a su debido tiempo para después llevarlas a la molienda.
Cada uno de estos tallos pasa por un molino para extraer el jugo de la caña. Con anterioridad este proceso se hacía con mulas; pero ya se ha ido migrando a opciones eléctricas.
Una vez se extrae el jugo, queda toda la fibra del tallo conocido como bagazo. Este es usado para la combustión de las calderas. Un proceso de total optimización de los recursos.
Una vez va saliendo el jugo este se conduce hasta la caldera donde se encuentran las pailas de cobre y según el punto que va tomando con la ebullición se va pasando de una a otra.
En la primera paila se le agrega al jugo de la caña un líquido espeso que sale de la mezcla de la corteza del árbol de balso con el jugo. Esto hace que la cachaza o residuos de la caña floten y de esta forma se van retirando las impurezas a un tanque aparte. Con esta cachaza se elabora la miel de purga que es usada para alimentar los animales. Aquí se aprovecha absolutamente todo.
Después de realizar este proceso, se pasa a la siguiente paila donde se hace una limpieza más profunda con una tela de seda. Continúa el proceso a la tercera paila donde va tomando la textura adecuada. Finalmente, en la última paila se lleva a un punto de ebullición y a ojo, pero con toda la experiencia; don Eusebio la pasa finalmente a una tómbola de madera donde él mismo le da el terminado final; dependiendo de si la mezcla, la deja quieta, la bate fuerte o la mueve suave.
Para el caso de la panela en atado que encontramos en el mercado, deja la mezcla sin moverla y ya casi seca, toma la porción adecuada en una totuma de coco como molde de medida y la vacía en un molde de madera donde se termina de enfriar para tomar la forma redonda de la panela tradicional.
El dulce proceso de la panela.
Mezcla de la panela en la tómbola.
Molde para panela redonda.

panela finca el prado 1_edited.jpg

Lo realmente maravilloso es todo lo que se genera alrededor de la panela y sus pailas.

Los hermanos Zuluaga nos sorprendieron con unos plátanos maduros, los cuales pelaron y echaron en una de las pailas para que se cocieran con la miel. Una vez en el punto, nuevamente a ojo pero con mucha experiencia, los sacaron, abrieron por la mitad y le pusieron una rebanada de quesillo. Una mezcla irresistible como el dulce sabor de todas las sonrisas al compartir nuestro asombro con sus historias.

*** Los plátanos maduros los pelan y los echan en una de las pailas con la panela. Ahí se quedan por varios minutos hasta que se cocinan en el melado, dándoles un sabor dulce.


En la finca El Prado no solo aprendimos sobre el proceso de la panela; don Eusebio nos enseñó que él es un profesional del campo. Una carrera que le ha tomado toda su vida estudiar y que como a cualquier empresario le ha costado mantener; pero el  amor por lo que hace es lo que le da las fuerzas para levantarse a las 4 am y empezar su jornada laboral; porque al final la panela que él produce es la que le da el dulce sabor a las mañanas de sus clientes, de sus amigos y familiares, de las personas que ama.

Porque el producto de su trabajo es hecho con amor desde  Pensilvania, Caldas para el mundo. 


Datos de interés:

Tour de la panela en Pensilvania Caldas

Pedidos de panela orgánica en atado o granulada.

Eusebio Zuluaga.  Cel  3147568483

Pensilvania, Caldas, Colombia.


Fuente: Bi Higuera Viajera.

Panela finca el prado - Logo PATA (C) 550x550x545x398.png
ECOCABAÑA 600x250x400x189..png
ecocabaña (f) 500x200x400x144.png

¡Hola Ecoemprendedor!

Fabricamos estructuras ecoeficientes, utilizando 80% materiales amigables con el medio ambiente.

¡Estamos para servirte!



Emprendedores

eco cabaña iglesia.jpg
eco cabaña altar.jpg
eco cabaña frente.jpg
eco cabaña interior.jpg
eco cabaña aplique.jpg
ECOCABAÑA 600x250x400x189..png
ecocabaña (f) 500x200x400x144.png
eco cabaña tubería 500x250x400x225.png

Creemos en ti y buscamos que tu idea perdure en el tiempo. Saneamos y aislamos la madera de tu Ecocabaña, para que las salpicaduras de agua, no afecten la madera.


¡Ecocabaña Vintage SAS, un mundo de experiencias y sensaciones!

eco cabaña soterrado500x250x400x225.png
ECOCABAÑA 600x250x400x189..png
ecocabaña (f) 500x200x400x144.png
BAR  ITALIA 2.jpg

Ecocabaña vintage

Presenta
EL EMPRENDEDOR DE LA SEMANA

Bar Italia – Video Poema – Abelardo Cano

https://youtu.be/OSe8CtvRrj8


Bar Italia

Por muchísimos años don Carlos Hoyos fue el dueño del café más tradicional en Pensilvania: El Bar Italia. Rubén Darío López en un artículo publicado en La Patria en los años 1998-99 lo describe como “el sitio más tradicional de Pensilvania para encontrarse y hablar de todo un  poco es el Bar Itali8a, ubicado en el costado oriental del parque principal”; fue fundado hace 62 años por don Carlos Hoyos, en el local donde hoy funciona Telecom, el lugar tiene fama de vender el mejor tinto del pueblo, “nunca usamos grecas, ni lo dejamos recalentar, siempre esta fresco o, muy caliente y con todo su aroma”. Cuenta el administrador, José Félix Alarcón Lotero, en este sitio “se raja de todo el mundo y no se le sostiene a nadie”. Desde hace muchos años es punto de tertulia y de tragos, su movimiento se multiplica cuando hay fiestas, encuentro de colonias o campañas políticas, todo paisano ausente entra al Bar Italia antes de regresar a su sitio de residencia; dos mesas de billar complementan el servicio tradicional.

bar italia 100 - 630x200.png

Debido a un descuido en el horario de cierre sellaron el Bar hace varios años, lo que provocó una manifestación de espontáneos ciudadanos que con arengas y pancartas reclamaron su apertura inmediata, al comandante de policía de aquel entonces, no le quedó más remedio que escuchar el clamor del pueblo.

Fue fundado tl vez en el año 1934 por don Tulio Ramírez y don Carlos Hoyos como socio industrial, inició en el local donde está hoy el Bar Andaluz. En el incendio se quemó ese negocio y muchos años más, del Bar Italia sacaron a la plaza todos los enseres, incluida la mesa de billar, modelo 1938, Champion, francesa, hoy la tiene reconstruida, muy bonita, Carlos, hijo de don Carlos, en la finca en Santágueda, después del incendio don Darío Maya construyó dos locales y le alquiló a don Carlos, allí inició nuevamente a funcionar el Bar Italia, un ícono de Pensilvania.


(Fuente: Pensilvania Historias, Cuentos, Mitos y Leyendas de Fernando Alberto Henao Hoyos – Pág. 107 y 108.

BAR  ITALIA 3 - 400x300_edited.jpg

EL BAR ITALIA Y EL TERREMOTO DE 1962


Este establecimiento, único de esta índole al que ingresaban mujeres, sobre todo en las primeras horas de la mañana para saborear el delicioso tinto que allí ofrecían, se ubicaba en el marco de la plaza principal al frente de la iglesia y contaba con un primer piso donde estaban las mesas en las que se sentaba la clientela y al fondo dos mesas de billar. La barra estaba al costado izquierdo y contiguo a esta una escalera para acceder a un mezzanine donde se reparaban las sillas, las mesas y se pintaban los anuncios que requería el negocio.


Este era el mejor tertuliadero que había en la población, digo tertuliadero para nosotros los pobres, los muchachos estudiantes de bachillerato y donde escuchábamos a la 1:30 de la tarde el programa de “Montecristo” que nos llegaba diariamente vía radio y siempre nos hacía llegar tarde a la primera clase después del almuerzo.


Allí, también, hoy me acuerdo que escuché el partido que en el campeonato mundial de fútbol de Chile 62, empató a 4 goles Colombia con la selección Rusa en la que tapaba el mejor arquero del mundo en la época y reconocido actualmente como uno de los grandes en esta posición Lev Yashin “La Araña Negra” y también aquella memorable jugada de Marquitos Coll, que en un tiro de esquina le convirtió gol olímpico a este señor portero.

BAR  ITALIA 5 - 400x300_edited.jpg

También allí me encontraba boleando en una de las mesas de billar, se llama bolear el jugar solo y acomodar a nuestra manera las bolas de billar para tratar de conseguir carambolas difíciles, esto por decirlo de otra manera era una forma de entrenar, ese día en que la tierra tembló tan fuerte y de un momento a otro las bolas empezaron a moverse sin ser tocadas, las botellas de la estantería empezaron a sonar al toparse unas con otras y a caerse al suelo.


En el mezzanine se encontraba un trabajador haciendo arreglos y cuando yo salí a la calle con el taco de billar en la mano al primero que me encontré fue a Belisario, así se llamaba el trabajador que estaba en el mezzanine, y lo primero que sentimos fue ese movimiento brusco y ver o imaginar que la tierra se estaba abriendo. Todo esto ocurrió en menos de un minuto pero pareció una eternidad.


Al mirar hacia la iglesia vi como la torre principal estaba desmoronándose y esta albergaba el campanario. Era la hora en que salían de la iglesia los acudientes a la ceremonia de las tres de la tarde que se celebraba todos los lunes.


(Fuente: Yo Soy Cano – José Abelardo Cano Bedoya – Pág. 55 y 56.)

ECOCABAÑA 600x250x400x189..png
ecocabaña (f) 500x200x400x144.png

ECOCABAÑA VINTAGE 

UN MUNDO DE EXPERIENCIAS Y SENSACIONES

Dicen las voces populares, sabias en su experiencia, que lo menos esperado, es lo que más sorprende: “Donde menos se piensa, salta la liebre”; pues bien, así inicia esta aventura de construcción y ecoturismo  llamada Ecocabaña Vintage, de la mano de una pareja que se vio en la necesidad de construir una casa en las afueras de Pensilvania, para que sus hijos (y por supuesto, ellos mismos) tuvieran un techo donde guardar sus vidas, sus cotidianidades, sus sueños, sus afectos, su hogar. Esa pareja son Germán Restrepo Pineda y Angélica Toro.

Reinerio Restrepo Arboleda, Gerente EcoCabaña con su hijo Germán Restrepo Pineda, arquitec

Hace 10 años a Angélica le obsequiaron un terreno para construir la casa de su familia, ella, luchadora y animada a trabajar con los recursos al alcance, transporta orillos de madera para crear la construcción; Germán, un poco escéptico respecto a laborar con madera reciclada, por intentarlo no más, realiza planos y ejecuta ideas.  Nos remitimos al adagio inicial: “Donde menos se piensa, salta la liebre”, ya que la sorpresa consistió, en que, la meta fue asombrosa: Simetría, belleza, diseño, buen ambiente, estructura firme y fina, creatividad, originalidad, sostenibilidad,  fueron algunos de los aspectos que sobresalían del resultado generado gracias al trabajo y la capacidad creativa del artista Germán Restrepo Pineda, quien en sí mismo, quizá por la subjetividad que guardamos con nosotros mismos, no se había dado cuenta de lo maravilloso de su obra, hasta que muchas personas tuvieron una gran aceptación e hicieron observaciones muy positivas al respecto. Entonces, a una habilidad notable, se viene una posible manera de generar ingresos, y con la ayuda de su familia, Germán Restrepo inicia, lo que es hoy en día “Ecocabaña Vintage”, con nuevos elementos como la construcción de domos geodésicos y la experiencia ecoturística que pretende enaltecer el crecimiento sicológico y espiritual de los turistas que se animen a hospedar en las ecocabañas vintage.  A esta primera construcción le siguen otras tantas: En la vereda el Congal, en el municipio de Marquetalia, en el municipio de Risaralda (Caldas), clientes como Pedro Nel Agudelo (Pensilvania)  quien resalta la labor de Germán como una mano de obra firme y una sensibilidad estética que transfiere a la realidad con sus maravillosas construcciones. En la zona de “los Tanques” (Pensilvania) también hay estructura afín a la filosofía de Ecocabaña Vintage.  Y ¿cuál es la filosofía de esta empresa de construcción y ecoturismo?

Luis Andrés riveros y un domo al fondo (3).jpg

Pues bien, vale la pena desglosar el nombre y el slogan de la empresa para responder a dicha pregunta: “Ecocabaña Vintage… ¡un mundo de experiencias y sensaciones”.
Ecocabaña: Hace referencia a una construcción que no se limita a ser únicamente en condición de su función como “casa”, sino que, añadido a ello, se trata de una cabaña construida muy acorde con los recursos naturales que le rodean, podemos hablar de una arquitectura orgánica que tiene en cuenta aspectos como los puntos cardinales para plantear correctamente el ingreso de iluminación, la estética de la  flora y la fauna para crear piezas artísticas que son a su vez, muebles, lámparas, bifés, mueblería, camas, armarios etc. Es importante aclarar que en un 80% la construcción estará basada en recursos naturales, y el porcentaje restante está dado por piezas que no son naturales pero que son esenciales para la construcción. Vintage: Si miramos el significado de la palabra vintage en el diccionario, éste nos arroja la siguiente denotación: “Que a pesar de no ser nuevo, está de moda por su diseño atractivo”. En esta línea conceptual, podemos hablar de que la Ecocabaña Vintage es una estructura que conserva estética tradicional en tanto su material principal: la madera, sin embargo, hay una gran capacidad de innovación, en tanto al diseño y la estética arquitectónica y en diseño de interior del artista Germán Restrepo, quien no es intransigente a la hora de la construcción, pues de antemano, se dialoga con el cliente, para determinar un punto medio y satisfactorio entre la propuesta de la Ecocabaña Vintage y el deseo del usuario. También hay en oferta, la construcción de DOMOS geodésicos, en este caso, es una conjunción dada por la amistad entre Germán Restrepo y Luis Andrés Riveros Rodríguez quien relata que inicia el estudio a la construcción de domos por su interés en su arquitectura poco convencional y por la necesidad de crear un domo para disfrutar con su familia en Cundinamarca y de paso, alquilar para disfrute del visitante. El domo geodésico llama la atención porque a diferencia de otras estructuras se tiende a aprovechar mayor los espacios y son mucho más frescos debido a la nivelación de temperatura, así como las diferentes funcionalidades: invernaderos, proyección de imágenes y video en exposiciones, talleres educativos y sociales, encuentros de yoga, actividades de relajación mental en general.  Es importante tener en cuenta el bajo costo y que, en este caso en particular, la empresa Ecocabaña Vintage, se ayuda de una Inteligencia Artificial, para la construcción de éstos, sin olvidar obviamente que la ejecución del domo, está dado por personas con un sentido de la geometría bastante exacto. La estructura del domo es portátil, así que facilita la puesta en escena de la construcción. El domo como espacio para habitar ofrece una inevitable comunicación con la naturaleza, ya que se puede contemplar el amanecer, los animales, la tierra, la flora, en general, el medio ambiente donde se lleve a cabo el proyecto y que sirve como potencial turístico para el cliente que así lo requiera pensando a su vez, en sus usuarios.

Eco Cabañas 900x300-IMG-20220124-WA0012.jpg

El slogan: “Un mundo de experiencias y sensaciones”, pues bien, el mundo de experiencias está dado por el diseño de la construcción y la oferta ecoturística, que se proyecta como una herramienta para que quien se hospede como turista en una de las eco cabañas, viva una experiencia de transformación positiva en el plano sicológico y espiritual, para ello, la empresa se encarga de contratar a un guía experto en temas de socialización y cultura espiritual, y así  a través de talleres experienciales, las personas queden 100% satisfechas con su visita a las instalaciones y por qué no, con una transformación que quizá estuvieren necesitando para mejorar como personas. La idea es el equilibrio, tanto externo que está dado por la estructura, como interno, que está dado por la personalidad de los habitantes.
A la fecha, los clientes de Ecocabaña Vintage están absolutamente satisfechos con sus cabañas, les han brindado no solo el espacio para vivir, sino las herramientas estéticas para estar contentos y activos en sus espacios, todo esto, en una respetuosa interacción entre el concepto empresarial dado por Germán Restrepo y Luis Andrés Riveros, quienes en cada contratación, dan lo mejor de sí para que el cliente lo perciba, no solo en el tratamiento durante la construcción de su cabaña y/o domo, sino en la posteridad, haciendo de un espacio habitable, la mejor manera de enaltecer a la naturaleza y la comunicación con Dios.

Ecocabaña 2 - 934x200x600.png

Empresa de  la semana 

edicion # 1

bottom of page